El plasma convaleciente sigue siendo opción de tratamiento ¿Cuál es el momento idóneo para usarlo?